Gripe en el adulto

(Influenza, Adult)

ExitCare Image La gripe es una infección viral del tracto respiratorio. Ocurre con más frecuencia en los meses de invierno, ya que las personas pasan más tiempo en contacto cercano. La gripe puede enfermarlo considerablemente. Se transmite de una persona a otra (es contagiosa).

CAUSAS

La causa es un virus que infecta el tracto respiratorio. Puede contagiarse el virus al aspirar las gotitas que una persona infectada elimina al toser o estornudar. También puede contagiarse al tocar algo que fue recientemente contaminado con el virus y luego llevarse la mano a la boca, la nariz o los ojos.

SÍNTOMAS

Los síntomas pueden durar entre 4 y 10 días y pueden ser:

  • Fiebre.

  • Escalofríos.

  • Dolor de cabeza, dolores en el cuerpo y musculares.

  • Dolor de garganta.

  • Molestias en el pecho y tos.

  • Pérdida del apetito.

  • Debilidad o cansancio.

  • Mareos.

  • Náuseas o vómitos.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico se realiza según su historia clínica y el examen físico. Es necesario realizar un análisis de secreciones de la nariz y la garganta para confirmar el diagnóstico.

RIESGOS Y COMPLICACIONES

Tendrá mayor riesgo de sufrir un resfrío grave si consume cigarrillos, es diabético, sufre una enfermedad cardíaca (como insuficiencia cardíaca) o pulmonar crónica (como asma) o si tiene debilitado el sistema inmunológico. Los ancianos y las mujeres embarazadas tienen más riesgo de sufrir infecciones graves. La complicación más frecuente de la gripe es la infección pulmonar (pneumonia). En algunos casos esta complicación puede requerir asistencia médica de emergencia y puede poner en peligro su vida.

PREVENCIÓN

La vacunación anual contra la gripe es la mejor manera de evitar enfermarse. Se recomienda ahora de manera rutinaria una vacuna anual contra la gripe a todos los adultos estadounidenses.

TRATAMIENTO

En los casos leves, la gripe se cura sin tratamiento. El tratamiento está dirigido a aliviar los síntomas. En los casos más graves, el médico podrá recetar medicamentos antivirales para acortar el curso de la enfermedad. Los antibióticos no son eficaces, ya que esta infección la causa un virus y no una bacteria.

INSTRUCCIONES PARA EL CUIDADO EN EL HOGAR

  • Sólo tome medicamentos de venta libre o recetados para el dolor, malestar o fiebre, según las indicaciones del médico.

  • Utilice un humidificador de niebla fría para facilitar la respiración.

  • Haga reposo hasta que la temperatura sea normal: Generalmente esto lleva entre 3 y 4 días.

  • Debe ingerir gran cantidad de líquido para mantener la orina de tono claro o color amarillo pálido.

  • Cubra su boca y su nariz al toser o estornudar, y lávese las manos muy bien para evitar que se propague el virus.

  • Quédese en su casa y no concurra al trabajo o a la escuela hasta que la fiebre haya desaparecido al menos por 1 día completo.

SOLICITE ATENCIÓN MÉDICA SI:

  • Siente dolor en el pecho o una tos profunda que empeora o produce más mucosidad.

  • Tiene náuseas, vómitos o diarrea.

SOLICITE ATENCIÓN MÉDICA DE INMEDIATO SI:

  • Tiene dificultad para respirar, le falta la respiración o la piel o las uñas se tornan azulados.

  • Presenta dolor intenso o rigidez en el cuello.

  • Comienza a sentir dolor de cabeza, en el rostro o en los oídos.

  • Tiene fiebre recurrente o esta empeora.

  • Presenta náuseas o vómitos que no puede controlar.

ASEGÚRESE DE QUE:

  • Comprende estas instrucciones.

  • Controlará su enfermedad.

  • Solicitará ayuda de inmediato si no mejora o si empeora.

© 2016 Baylor Scott & White Health. Todos los derechos reservados.